martes, 6 de marzo de 2018

LA JOYA DEL JERTE SE LLAMA PLASENCIA

PLASENCIA


Es considerada la capital del norte de Extremadura, como la Perla del Norte, razón no les falta porque es un destino turístico importante tanto por su historia como por los monumentos que alberga.




Plasencia fue fundada por Alfonso VIII en el año 1186 y su nombre es debido al lema que aparecía en el escudo, reza así: UT PLACEAT DEO ET HOMINIBUS que en castellano viene a decir: para agradar a Dios y a los hombres.





A Plasencia llegamos desde la autovía EXA1 desde Navalmoral de la Mata o desde la autovía A66, autovía de la plata, dista de Cáceres poco más de media hora, de Salamanca hora y media y desde Madrid poco más de dos horas.



La Plaza Mayor es el centro de la ciudad, encontramos en ella el Palacio Municipal o Ayuntamiento, el edificio fue edificado en el siglo XVI en  estilo gótico renacentista con una doble arcada en su fachada.



Posee un pequeño campanario torre que tiene uno de los símbolos de la ciudad, el Abuelo Mayorga, se trata de un muñeco sujetado a esta torre reloj que en época de la invasión francesa fue destruido y encendió la chispa de la resistencia de los vecinos que una vez expulsados a los franceses lo repusieron y convirtieron en su símbolo. A la izquierda del Palacio Municipal se encuentra un escudo en esquina de Carlos V.


Un edificio modernista se sitúa en otra esquina de la plaza tapando la Iglesia de San Esteban, costumbre anticlerical de tiempos pasados.



La Iglesia de San Esteban es del siglo XV estilo gótico, el retablo mayor es de estilo plateresco de transición al barroco. En esta iglesia se desposó el gran poeta Gabriel y Galán. Está situada justo tras el edificio modernista que de no haberse construido situaría a la iglesia justo en la plaza.





Bajando dirección sur nos encontramos con la Plaza de la Catedral donde se encuentran las dos catedrales.



Catedral vieja o románica, es una construcción del siglo XIII en románico tardío, su portada románica es de arco de medio punto.







La portada tiene seis arquivoltas de medio punto apoyadas sobre capiteles historiados de motivos vegetales y zoomórficos y estos sobre columnas con separación de punta de diamante, todo el conjunto es románico tardío.



Encima de la portada románica hay una hornacina con esculturas que representan la anunciación y sobre esta un bonito rosetón. 




En el interior de la catedral románica se encuentra el museo catedralicio que tiene una colección muy importante de arte sacro, destacan pinturas, esculturas y objetos de uso litúrgico de los siglos XV al XVIII.




 Conserva tres naves pero el ábside se destruyó para construir la catedral nueva. En el muro que separa las dos catedrales hay un retablo barroco de estilo portugués y representa la pasión de Cristo. 





La parte románica son los fustes y capiteles de las columnas y el resto es gótico. Tiene tres naves de cuatro tramos con bóvedas de crucería.





El claustro es nuevamente románico de transición al gótico, de forma rectangular y bellas arcadas con capiteles finamente esculpidos que dejan entrever de forma clara el comienzo del estilo gótico.





El claustro es el punto de unión de ambas catedrales y es un milagro que se acabaran los fondos pues de haber seguido la construcción habría desaparecido el único claustro románico de Extremadura.






La fábrica del claustro es de transición del románico al gótico pues los arcos son apuntados y las bóvedas de crucería pero las columnas y capiteles son románicos.





El claustro de tradición cisterciense tiene forma rectangular aunque por la construcción de la Catedral Nueva quedó un poco desfigurada, los capiteles tratan de escenas bíblicas.




En el centro del claustro se encuentra una fuente gótica del siglo XV con armas del Cardenal Don Juan de Carvajal.


 




Desde el claustro se accede a la sala capitular, de estilo románico, se la conoce como Torre del Melón, es destacable al exterior por su cúpula gallonada semejante a las de la catedral vieja de Salamanca, a la colegiata de Toro y la Catedral de Coimbra.





Esta sala capitular es ahora llamada la capilla de San Pablo, tiene forma cuadrada con cúpula octogonal.





Al exterior es más espectacular si se puede, está rematada con una cúpula gallonada y es conocida como Torre del Melón, está tejada con escamas de cantería de tradición bizantina. 




La catedral nueva o gótica comenzo a construirse en el año 1498 y está inacabada al carecer de fondos para hacerlo, esto es bueno y malo, malo porque solo está terminada la cabecera y transepto, no así los pies ni coro, bueno porque de este modo se ha salvado la catedral vieja que estaba destinada a desaparecer para ser sustituida por la nueva, de este modo hay dos catedrales, una a medias y otra incompleta.






La fachada principal es de estilo renacentista plateresca, obra de Juan de Álava, como dato curioso decir que tiene muchas hornacinas que nunca albergaron estatuas.








La otra fachada es la llamada fachada del enlosado, es más antigua y es obra de Diego de Siloé, está justo tras la sala capitular por lo que destaca por el contrapunto del románico y del gótico.




En la nave central destaca el Retablo Mayor, es del siglo XVII y en él se encuentra la imagen de madera policromada de la Virgen del Sagrario, obra del siglo XIII.




El órgano es romántico del siglo XX aunque la caja es barroca del XVII, a ambos lados encontramos sendas esculturas, a la derecha Orfeo tocando la lira y a la izquierda Jubal.



Las columnas suben a la altísima nervatura que sostiene los techos de la catedral, en la última restauración se pintaron en oro las aristas para darle mas vistosidad y parece que si lo han conseguido porque destaca sobremanera todo el conjunto. Tiene una gran altura respecto al tamaño del espacio lo que hace que una vez se entra en la catedral se vaya la mirada rápidamente hacia arriba.






El coro es una pieza también destacable, de madera de nogal de estilo gótico y  se sitúa frente al altar.



En la Plaza de la Catedral tenemos también la Casa del Dean, del siglo XVII con un bello balcón en ángulo con columnas de estilo corintio y el escudo de la familia Paniagua de Loaisa.




En la plaza frente a la portada de la Catedral Vieja se encuentra el Palacio Episcopal, lo manda construir el obispo Gutierrez Alvarez de Toledo a finales del siglo XV. El edificio es renacentista, el claustro columnado en tres bandas tiene dos plantas y está sostenido por arcos. Una fuente, con su columna central blasonada y una parte alta del claustro repleto de escudos y ventanas enrejadas lo convierten en un lugar lleno de elementos que nos recuerdan el espacio que una vez tuvo.






Desde la entrada del enlosado podemos ver partes del lienzo de muralla que en esta parte desapareció por la construcción precisamente de la catedral gótica.



De la muralla solo se conservan un tercio de las torres que tenía originalmente la ciudad.






La Casa Palacio de los Monroy es el palacio más antiguo de Plasencia, su fachada es románica del siglo XIII y se le conoce como la Casa de las Dos Torres.







La Iglesia de San Nicolás, de estilo románico se encuentra en una plaza frente al Palacio de los Marqueses de Mirabel.




Palacio de los Marqueses de Mirabel, renacentista del siglo XV es uno de los edificios más impresionantes de Plasencia.  


El Convento de Santo Domingo en la plaza Vicente Ferrer está desacralizado y en el interior se encuentra el Parador de Turismo de Plasencia, destaca el claustro renacentista del siglo XV. 




En el interior se custodian los pasos de semana santa y podemos disfrutar de ellos fuera de su tiempo.














Este convento también tiene una sala capitular en el claustro que forma parte de las dependencias del Parador de Turismo de Plasencia.





Saliendo de la ciudad amurallada hacia el este tenemos la Puerta de Trujillo






Hacia el norte subiendo desde la Plaza Mayor tenemos la Plaza del Salvador con la iglesia del mismo nombre. Es la más antigua de Plasencia, construida en el siglo XIII, está construida en sillería de granito y mampostería, de estilo románico con añadidos góticos. En el interior destaca la capilla de enterramiento de Los Moretas, de planta cuadrada que asciende a octogonal según alcanza altura.




La Torre Lucía es una torre defensiva de la muralla que en mejor estado se encuentra. Dentro se encuentra el Centro de Interpretación de la Ciudad Medieval y nos ofrece unas buenas vistas de las murallas.




Las murallas no rodean toda la ciudad porque en algún momento se prescindió de ella y se destruyó para ensanchar y facilitar los accesos a los vecinos pero se puede disfrutar de un buen número de torres y lienzos en los que podemos imaginarnos como era la antigua Plasencia.




Quedan algunas puertas de acceso a la ciudad como la Puerta de Trujillo que ya hemos visto, son la Puerta de Berrozana, la Puerta del Carro, la Puerta de Clavero, la Puerta de Coria, el Postigo del Salvador, la Puerta del Sol o la Puerta de Talavera.






En el Parque de la Coronación tenemos el Acueducto de San Antón que es de mediados del siglo XVI, obra de Juan de Flandes aprovechando otro más antiguo conocido como cañería de los moros.


El Puente y Ermita de San Lázaro se encuentran a las afueras de la ciudad. El puente cruza el Río Jerte y es del siglo XIII, 1498 de estilo gótico y es el más antiguo de la ciudad.


La iglesia de San Lázaro formaba parte de un lazareto hasta el siglo XV y después de una casa de pobres. Posee una capilla decorada con azulejos de Talavera de 1599 y está dedicada a San Crispín y San Cipriano. En su interior se venera la imagen del Cristo de San Lázaro.

Callejear por Plasencia es descubrir antiguos palacios escondidos por cada esquina, bellos escudos o rincones como fuentes o rejas de forja que hacen que un breve paseo se convierta en algo más que andar.








Cabecera románica de la iglesia de la Magdalena.


Traseras del Palacio de Mirabel.


Palacio de Almaraz más conocido como Palacio de los Grijalva, edificio de arquitectura civil de Plasencia, fachada de grandes sillares de estilo herreriano muy popular en la ciudad.








Iglesia de San Pedro con su ventana mudéjar cegada.


Detalle del balcón del Palacio de Mirabel.


Fuente llamada Caño de San Pedro donde la población se abastecía de agua potable. También es conocida como la fuente de la Cruz de Mayo.





FINAL

OTROS LUGARES CERCANOS DE INTERÉS



VALLE DEL JERTE




MONFRAGÜE



GUADALUPE



CASCADAS




BOSQUES Y SETAS

4 comentarios:

  1. José Miguel Díaz Corrales, porque creo que lo vales, adelante con los estudios de Turismo!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias, aquí se unen dos de mis aficiones, la fotografía y los viajes culturales así que es fácil, la pena es que no tengo mucho tiempo para realizar más entradas en el blog porque tengo un archivo fotográfico de varias decenas de miles de fotos de toda España, Portugal y Francia. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. EL NORTE DE EXTEMADURA, ES LA GRAN DESCONOCIDA. VISITARLA ES RECIBIR EMOCIONES A CADA PASO, EN CADA ESQUINA. MUCHAS GRACIAS POR ESTE REPORTAJE.

    ResponderEliminar